miércoles, 31 de octubre de 2012

Final de mes photoaday

     Después del reto no superado del mes pasado (verlo aquí) dije que este mes iba a intentar seguir el photoaday (y sin coger fotos más antiguas que vinieran bien... aunque he tenido la tentación, la verdad). Cada un@ puede hacerlo como quiera, pero prefería que fuera algo de hacer en ese día.

     A veces han sido un poco forzadas, porque lo que quería fotografiar ocurría otro día y no ése, pero bueno el resultado es que... no las he hecho todas. Ooooh. Pero estoy contenta de que hayan sido más de la mitad y la excusa de que algún día no me fue posible...

     He decidido publicarlo aquí todo al final, y durante el mes he estado publicándolo en Facebook (de forma pública. Si alguna vez vuelvo a hacer esto, pondré un enlace por aquí en el blog). Así que ya adelanto que no voy a seguir en el mes de noviembre. Parece que no, pero cansa, porque requiere esfuerzo. Y fomenta la creatividad y eso me gusta.

     Y aquí están las fotos:







Día 1: where you stood. Esto es sí, un autobús. El coche que uso es compartido, así que cuando voy a Sevilla normalmente es en autobús, así no tengo problema de aparcamiento...





Día 2: Lunchtime. Chocolate negro siempre después de comer, es que lo necesito!











Día 3: This happened today. Aún me ayudaba mi amigo a preparar cócteles, y bueno, ya conocéis la historia de éste Pink Lady (aquí). Evidentemente no siempre los preparo en viernes. Esto pasó ese día, jeje.


Día 4: What you read. Uno de los libros de La Rueda del Tiempo (una saga con muchos volúmenes...) y mi precioso marcapáginas (regalo de los reyes magos...)



Día 5: Shadow. Las sombras del Sr.AA y yo reflejadas en el suelo de los jardines del Prado (Sevilla)


Día 6: I´m thankful for... la familia, l@s amig@s, pasar días como ése.




Día 7: Light. Siempre he sido un ser nocturno, así que ésta fue muchas veces mi mejor aliada, jeje


Día 8: Angle. Es un rincón de la azotea de mi casa donde da más tiempo el sol en invierno, y me gusta sentarme ahí a leer.


Día 9: Red. Mi color favorito!! (sí, ya sé que lo digo muchas veces) Muchas de las cosas que hay en mi habitación son rojas, incluso esta caja que yo misma pinté y me encanta.






Día 10: Emotion. A veces una tiene que fabricar sus propias sonrisas (y que cada un@ se lo tome como quiera :P)

Día 11: Somethng close-up. Mi rico rico desayuno!



Día 12: On the table. Madrid, un local que no conocía de nada donde ponían una caja entera de botellines (de 30) con 6 hamburguesas por 30€. Estaba aquello lleno de chavales/as...



Día 13: Landscape.

Día 15: Dinnertime. Y no hay más que decir :P






Día 16. Something you wrote. Esto es el cuaderno donde tomé notas para escribir mi trabajo de fin de master acerca de las políticas de conciliación en las empresas españolas. ¿Sinceramente? un verdadero desastre: aquí toman como "medida de conciliación" que los colegios abran de 6 de la mañana a 9 de la noche, cuando lo que deberían hacer las empresas es tener horarios flexibles para MADRES Y PADRES para que l@s niñ@s puedan criarse con sus progenitores y no con un/a emplead@ que tiene otros 20 ó 30 niñ@s al cargo. Y basta ya de discriminar, hombre ya!

(nota, no suelo hablar de estos temas porque defiendo mis puntos de vista con demasiada vehemencia y termino discutiendo con todo el mundo... pero no es que no tenga opiniones...)

Día 17: Fruit. Me encanta hacer la compra (siempre que sea acompañada) y adoro cuando en los mercados traen grandes cantidades de productos frescos, se ve precioso! Si viviera en Barcelona hubiera ido al mercado de la boquería a hacer la foto, pero me tuve q conformar con el Alcampo :P

Día 20: 4 `clock. Como ya dije que soy un ser nocturno y además ese día era sábado, hice la foto nada más empezar el día, a las 4 de la mañana. Es una calle del centro de Sevilla, por la que pasaba a esas horas después de estar en un local muy curioso...


Día 23: The view from here. Concretamente desde el techo de mi casa.Es lo que tiene estar todo el día aquí metida...

Día 24: Wheather. Ese día concretamente se pasó toooodo el día lloviendo aquí.


 Día 26: Listening to. Concierto en la feria de las naciones. Sí! volví a ir! Es que me encanta. 
El concierto ni siquiera estaba en el programa, pero me gustó más que lo del programa (que era animación y bailes como el resto de los días)


Día 27: Morning. Que fuera ese día precisamente el día que más temprano me levanté en el mes... Tenía planeado la escapada de fin de semana a Granada (de la que hablé aquí). Me tocaba conducir :( 


Día 28: Looking back. Creo que es la última foto que hice antes de irme, por la Carrera del Darro, despidiéndome de la Alhambra (literalmente mirando atrás!)


Día 31: Whatever you please.


Algunas veces te llevas una grata sorpresa al descubrir que no todas las flores nacen en primavera o verano... que también las hay en otoño y son tan lindas como ésta.

Por si alguien quiere hacerlo en el mes de noviembre:



¿Alguien se anima?

lunes, 29 de octubre de 2012

Embrujo de Granada

     Es una ciudad que puedes pasear en un día y sin embargo, no podrías conocerla ni en 10 años. Calles estrechas, rincones escondidos, cuevas de ciudad, artistas e historia... mucha Historia. Allí se puede ver lo que es a la vez de lo que fue. Sólo una mirada a sus calles y monumentos puede transportarte a otra época, y marearte con sólo pensar todo lo que han visto esas piedras.

     Estuve el sábado en un encantador hotel de Cenes de la Vega, a donde se llega por la carretera de Sierra Nevada desde la ciudad de Granada. Un lugar sencillo y acogedor, con unas fantásticas vistas de la sierra que invita a la calma y tranquilidad, pero a la vez tan cerca de la ciudad que permite empaparte de ella. Es el hotel Cerro de Sol (verlo aquí). Aparte del lugar en que está emplazado, la gente que lo cuida es muy amable y el ambiente tranquilo. Sólo tiene 15 habitaciones, cada una diferente, con nombre propio. Nos dejaron una fantástica, con vistas tanto a la calle como a la sierra, con un pequeño balcón (aunque hacía demasiado frío para salir, jeje) y unos tonos relajantes pero no deprimentes. Lo que más me gustó fue despertar con esas vistas...


     Después del desayuno nos despedimos de las montañas y fuimos a recorrer la ciudad. Lo peor es entrar en coche. Con lo que odio conducir, prefería dejar el coche en lejos del centro e ir andando. Por suerte esta ciudad es muy asequible para andarla. Eso sí, hay que tener en cuenta las cuestas... 

     Granada es una ciudad extremadamente turística. Es normal, porque es preciosa. Y eso hace que esté bastante bien señalizada y que encuentres mucha información sobre qué visitar y qué hacer por allí. Yo no la tengo tan lejos y aunque no recuerdo apenas la última vez que fui, no hice demasiados planes porque sabía que no iba a tener tiempo. Sólo quería pasear, visitar un mirador y comer. Comer por allí es lo más fantástico que hay: puedes entrar en cualquier bar y pedir una bebida. Con la bebida te ponen una tapa (y no unos simples altramuces como te ponen aquí si tienes suerte, sino una señora tapa). Vamos, que comes muy bien y por poquísimo dinero.

     Para quien no lo sepa en Sevilla son típicas las tapas, pero no te las ponen así como así, las pides y las pagas aparte. Y tampoco es que las bebidas sean mucho más baratas. Así que si venís, no esperéis que os pongan nada (el bar de al lado del piso del Sr.AA lo hacía y nos encantaba ir allí, pero entonces cambió de dueño y se fastidió todo! estamos tristes desde entonces...).

     A lo que iba: mapa en mano nos fuimos hacia el Albaicín. Un barrio de origen andalusí, nombrado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1984 por su construcción, mezcla de estilos morisco y andaluz, sus paisajes de valor incalculable tanto si miras para el barrio como si miras para fuera... explicación: el barrio es un monumento en sí mismo, sus calles, su historia, el arte siempre presente en él... y si miras hacia fuera es una de las mejores vistas de la Alhambra y el Generalife. Es testigo de historias y de la Historia.



     Tras un rato dando vueltas por esas cuestas, encontramos el Mirador de San Nicolás. Un lugar desde donde contemplar la Alhambra, que siempre está lleno de turistas, de artesan@s ambulantes y de música de guitarra. Es absolutamente una delicia sentarse allí a mirar, sintiendo el sol en la cara y escuchando música en directo, y quizá encuentres alguien cantando. En el momento que fui había una muchacha cantando una canción que desde ahora será mi banda sonora para el Albaicín (qué puedo hacerle, las canciones crean recuerdos).


     Desde el mirador:


     Mirando un poco hacia la izquierda se ven las montañas nevadas de Sierra Nevada. 
     De noche se ve la Alhambra iluminada y también es muy impresionante, pero no es nada recomendable pasearse por el barrio de noche si no lo conoces muy bien o si no eres de allí, vas con alguien autócton@ o varias personas más. 

     Al bajar y antes de salir de ese barrio, que sigue siendo andalusí a través del tiempo, lo típico es entrar en alguna de sus numerosas teterías a degustar una rica infusión de lo que quieras, y algún dulce típico, suelen tener muchísima variedad. Y, si apetece, también fumar en una cachimba, shiha, narguile, pipa de agua... (tiene muchos nombres). 


     Empaparse de la cultura tan rica que existe, dejarte llevar por sus mágicas calles y el encanto de la ciudad es ya motivo más que sobrado para visitar Granada. Podría decir muchas más cosas, pero es una de esas cosas que hay que sentir.

     En todo el barrio hay muchas tiendas de recuerdos tan típicas como en otros lugares, aunque también con cosas diferentes: lámparas árabes, gente que escribe tu nombre en ese antiguo idioma que también vivió aquí y té, té por todos lados. Venden no sólo té negro, verde, rojo, etc, sino también mezclas con nombre propio. Yo compré Embrujo de Granada, que contiene té negro, caramelo, jazmín y malva. Estoy deseando probarlo!

     Habéis visitado sentido Granada alguna vez?

jueves, 25 de octubre de 2012

Reutilizando una camiseta

     Tenemos por casa montones de ropa que en realidad no nos ponemos. En este caso, una camiseta de mi señora madre que se había descosido por un lado. Una camiseta muy sencilla, pero en un tono ideal y un tejido muy... raro, pero bonito (es que a pesar de ser semitransparente da bastante calor).

     Le propuse coserla para que volviera a ponérsela pero no le pareció, así que decidí que la usaría yo. Pero para eso quería darle un toque algo diferente. Fue muy fácil.

Era así:


     Se puede ver que ya estaba marcada con unos alfileres y está del revés. Era cuestión de ponérsela y marcar para que quedara un poco entallada pero no ajustada (porque el tejido no es elástico).
     La marqué por el lado que estaba descosido, ya que de todas formas estaba estropeado por ahí.

     La cosí con la máquina de coser, sólo hacía falta una costura, era muy sencillo.

     Después de darle la vuelta y ponerlo del derecho quedaba así:

(soy consciente de que aparece torcida, pero era difícil ponerla derecha)

     Sólo con eso ya queda asimétrica. Uno de los huecos de manga está más ajustado, y se queda con la tiranta en su posición normal, pero la otra parte es más ancha y eso hace que se quede caída.

     Y como así no se ve nada bien cómo puede quedar esta camiseta, aquí tengo algunas fotos que amablemente me hizo el Sr.AA un día que me la puse.
























     Aquí estoy en Sevilla, en lo que ahora se llama Plaza Mayor. No podía creérmelo cuando vi el letrero, porque eso de siempre ha sido la Plaza de la Encarnación (y sigue siéndolo al otro lado de la calle, eso es cierto), aunque aquí todo el mundo conoce este sitio como "las setas" o "las setas de la Encarnación", debido a esa estructura que han montado ahí en medio (y de la cual me reservo la opinión, aunque se la diré a quien me pregunte, jaja).

     Por si a alguien tiene curiosidad, ésta era la maqueta (y digo que es la maqueta sin conocimiento de causa, pero por lo que he visto, no hay ningún sitio en la realidad desde donde se puedan contemplar enteras porque las calles son muy estrechas).


     Se puede entrar en ellas, son un mirador (es realmente barato y es interesante ver desde allí). Esto es algo de lo que se ve:


     ¿Reconocéis lo que está iluminado? Vamos, seguro que sí!!

(por cierto: la falda de Stradivarius de las rebajas de este verano y el cinturón de Bershka de principio de esta temporada, y el broche By An Angel!)

martes, 23 de octubre de 2012

Mi película favorita


     Y ahí podría acabar el post de hoy, porque yo creo que está bastante claro...

     El caso es que no sé si es ahora mi película favorita, pero sí sé que durante un tiempo no podía dejar de verla. Y aunque sí, me sé prácticamente todas las canciones y diálogos de la peli, ya hace mucho que no la veo.

     No suelo obsesionarme con este tipo de cosas, sólo recuerdo que me pasara con ésta y de  pequeña con otra que se llamó en español "Loca academia de combate" (ese post para otro día), peli de los 80 que aún me encanta. Y digo de pequeña porque cuando Disney estrenó Hércules era 1997 y yo no era tan niña...

     En general me gustan las películas Disney, no puedo evitarlo. Aunque sé que son muuuuy criticables por tema de género y estereotipos, simbología política (eso dicen), la forma en que destrozan cambian la historia original... no puedo evitar que me resulten tan preciosas (y que me gusten los musicales, hala, ya lo he dicho!). Decid ¿quién no se enamora de estas caritas?






     Sigue la historia y es imposible que no te dé ternura esa pinta de buenazo tímido e  inocente... que ha roto muuuuchos platos, pero siempre sin querer!



     Una de las cosas en que me fijo mucho en las películas es en las voces. En español, claro está, pero también me gusta saber quiénes hacen las voces de los personajes en su versión original: en inglés. En el caso de Hércules es el actor Tate Donovan, que es bastante conocido, sobre todo para quien haya visto O.C... pero como ése no es mi caso, lo recordaré como el tal Joshua que se lía con Rachel en la serie Friends!. Pero lo interesante de esta peli es que es indudable que Philoctetes (el "entrenador de héroes", que en realidad es un sátiro), es Danny DeVito!!
     Lo hicieron pensando en él, jeje




     Incluso cuando el protagnoista conoce a la ácida, cortante y (por ello) seductora Meg, él rebosa ternura!


     Y la muchacha no es que se porte bien con él, pero claro, es lo típico, ella tiene que hacerlo porque ha vendido su alma al diablo... digo Hades, señor del inframundo. Por lo que intenta seducirlo para que Hades pueda conquistar el mundo...


     Le podía pasar a cualquiera... Pero claro, como Hércules es un encanto, ella termina suspirando sin querer.


     Pero la historia evidentemente no va sólo de rollitos veraniegos, también hay superación, intrigas, traiciones, acción (literalmente, él es "un muñeco de acción"! lo entenderán quienes hayan visto la película, jeje), y luchas encarnizadas, todo ello mientras te diviertes con los anacronismos súperintencionados.


     Toda la parte del merchandising es genial. No dejo de reírme cada vez que lo veo o me acuerdo.

     Sé que no es una maravilla, que probablemente sólo esté para pasar un buen rato porque no hubo nada que, con mi edad, aprendiera de esa película... pero me hacía pasar buenos ratos, siempre me he divertido y después de 30 ó 40 veces dejé de llorar con las partes sensibleras (jaja). Además siempre era un extra imaginarse a Ricky Martin al final con la banda sonora... jeje. 


P.D: mi llavero  desde entonces y durante años fue de Hércules cuando pequeño, sentado en una nube, yo lo llamaba "erculito"...  esto tiene sentido en andaluz (jeje) y aprovecho para recomendaros el libro donde sale esto: La tesis de Nancy, del que hablaré más adelante también.

P.D.2: Aún conservo esto:





Es un lápiz que tiene en un extremo la figurita del Pegaso recién nacido. Es tan lindo...



domingo, 21 de octubre de 2012

Un buen día

Porque el domingo siempre tendría que serlo.

Porque hace rato que no me la quito de la cabeza y no sé porqué. Estuvo en mi vida un tiempo y luego ya no... como con tantas otras pasa (y no sólo  me refiero a canciones)...

Hoy estoy melancólica. Creo que es porque es un día lluvioso, es más fácil. Aunque el agua es buena, me pongo mustia como las plantas cuando no me da el sol.

Un buen día es el título de la canción de hoy...


viernes, 19 de octubre de 2012

Pink Lady

     Lo primero que me viene a la cabeza al oir "Pink Lady" es...



     Pero resulta que encontré un cóctel con este nombre que tenía buena pinta! (sí, vale, lo elegí porque es rosa...)

      Muy rosa!
     Y es que éste cóctel tiene algo que nunca había probado en una bebida... clara de huevo!!
Mr.R alucinó cuando llegué al local con un huevo en la mano, jaja.

     Id preparando la ginebra para esta noche, porque de eso se trata:

Ingredientes del Pink Lady:

- Ginebra
- Granadina
- Clara de huevo
- Unas gotas de limón (opcional)
- Necesitaremos una coctelera, hielo y copa de cóctel


     Y para esta ocasión elegimos la ginebra "Pink 47", de origen londinense que casa perfectamente con la estética del día, jeje. 

Preparación:

     Medimos las cantidades. Como siempre lo hacemos en proporciones y no en medidas absolutas. Así ya sabéis, para una persona usamos vasos de chupito (sale exactamente la medida de una copa de cóctel normal).  Si es para más personas, se puede usar un vaso más grande o multiplicar los vasitos de chupito por las personas que sean. (la clara va a ser una por cada persona, pero también se puede hacer con media por persona)
2 medidas de ginebra
1 medida de granadina
la clara de un huevo

Primero calculamos las cantidades:



Y separamos la clara de  la yema...



     Yo lo hice así, pero estoy deseando probar el truquito de este video que encontré el otro día en un blog de cocina... (cómo aluciné cuando lo vi!)




     Después se rellena de hielo cristalino la coctelera, se vierte la ginebra, la granadina y por último la clara de huevo. Hay que agitar muy enérgicamente para que todo se mezcle y quede homogéneo. 




     Me sorprendí un poco cuando el líquido cayó en la copa. 

     Estoy acostumbrada a ver combinados de colores, y siempre me ha gustado experimentar y eso. Sé perfectamente el color que queda cuando mezclas la granadina con licor, la textura. Es líquido pero ligeramente más espeso, de un color granada transparente, nítido. Pero esta vez (y por el efecto de la clara de huevo) el color era sorprendentemente rosa fucsia, con una textura que solo parecía espesa, que parecía que al tomarlo sería como una especie de sorbete de fresa. 



     Era precioso. Y aunque se le queda una ligera espumita y huele a clara de huevo, pero no se nota en el sabor. Es un trago bastante fuerte, por cierto, porque el alcohol y lo que rebaja viene a estar a partes iguales, pero donde se podían identificar todos los sabores y sin embargo eran algo diferente. 

     Este cóctel no necesita decoración, aunque nosotros optamos por ponerle unas cañitas (o pajitas) en color negro y verde que además de quedar monas, te permiten evitar esa espumilla que se forma en la superficie.




¿Qué os ha parecido? ¿Lo probaríais u os parece demasiado exótico lo de la clara de huevo?

Disfrutad del fin de semana!!